Un Urogallo no cabe en una APP

En el sector turístico hoy ya pocos hablan de producto, servicio, vivencia, conocimiento, participación, …autenticidad; hay que estar a la última ¡viva la experiencia turística y muera el producto turístico¡, y si se quiere estar a la última de verdad hay que añadir ¡vivan los anglicismos¡, con ellos la experiencia turística se vuelve tourist experience y si se mezcla con market, target y tecnology, , …., resulta imparable, desde gaudí experience hasta flamenco experience , ….una verdadera indigestión.

Rafael L—pez-MonnŽ

Para conformar productos turísticos me quedo con Zeithaml y su concepto de valor percibido del año 1988 que entiende el valor como la evaluación del consumidor de la utilidad de un producto, basada en la percepción de lo que se recibe y de lo que se entrega, al final, como todo en la vida, se basa en el equilibrio, en este caso entre los beneficios y los costes.

La percepción, la primera clave, cada uno tenemos una capacidad distinta de recibir e interpretar los estímulos cerebrales generados por los cinco sentidos. El sector turístico no puede ofrecer experiences, ofrece productos y servicios para que cada cliente los organice e interprete de forma diferente para darle un significado diferente, único y personal, y por lo tanto vivir su experiencia.

Rafael L—pez-MonnŽ

La expectativa y el conocimiento, la segunda y tercera clave. Hace unos meses conseguí vivir una experiencia con la que soñaba hace tiempo, porque solamente las experiencias auténticas son posibles si se tienen expectativas, y al igual que pasa con las percepciones son personales y únicas. Gracias al destino Valle de Arán pude disfrutar de la observación de urogallo en libertad, solo si se tiene conocimiento previo de la especie en su ecosistema, y conciencia de la necesidad de conservación, se pueden generar expectativas.

Rafael L—pez-MonnŽ

Participación y vivencia, la cuarta y la quinta clave. Nos recoge en Vielha un guía amante de su trabajo y la naturaleza, desde allí subimos a 1.500 metros de altitud, durante el trayecto nos genera ilusión y emoción, nuestras expectativas cada vez son mayores; subimos a 1.900 andando monte arriba, vistas imborrables, sonidos únicos de vida animal, olores reconstituyentes, texturas que trasmiten vida, llegamos a la tienda de campaña camuflada en el cantadero, nos obliga a ocultarnos a las 19:00 horas para no alterar el equilibrio del pirineo, nos acostamos en la nieve, el bocadillo frío nos sabe a gloria después de la ascensión,…nuestros cinco sentidos a tope y expectantes.

Rafael L—pez-MonnŽ

A las 5:00 de la mañana nos despierta el ruido del vuelo del primer urogallo, de 5:00 a 11:00 observamos en silencio y escondidos a esta reliquia de la era glaciar. Las imágenes de Rafael López Monné valen más que cualquier descripción.

La percepción de lo que recibimos máxima, la percepción de lo que entregamos mínima, nuestra evaluación del producto supero expectativas.

¿Qué podemos hacer para que nuestros clientes reciban los estímulos que queremos?, ¿Cómo podemos comunicar para generar expectativas?, ¿Con que herramientas podemos inducir al conocimiento? , ¿Cómo diseñamos su participación y vivencia?, la respuesta no solo es la tecnología, en lo alto del pirineo no hay cobertura, ¡menos mal¡, la experiencia contribuye a la sabiduría, la tecnología solo al conocimiento.

Anuncios

Acerca de Francisco J. Castillo Acero

Socio-Director General Developing Natural Activities. Francisco es licenciado en Ciencias por la Universidad de Alcalá de Henares, Madrid; postgrado en Ingeniería por el Centro Politécnico Superior de la Universidad de Zaragoza; General Management Program por el IESE, Universidad de Navarra, Barcelona; y Master en Dirección y Gestión de empresas turísticas por ESADE, Barcelona. Su principal interés es conseguir la vinculación efectiva entre territorio-turismo y sostenibilidad, cree que el desarrollo de negocios turísticos es una de las mejores herramientas para la conservación y vertebración del territorio, siempre que se estos se diseñen, ejecuten y operen buscando el equilibrio entre la preservación natural y cultural, su viabilidad económica y de gestión, y el mejor impacto social de la actividad.
Esta entrada fue publicada en Competitividad turística, Marketing y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s